domingo, julio 05 de 2020

Datasketch

Agosto 16, 2018

Crónica: 20 de Julio, es más

El barrio 20 de Julio de Bogotá por una persona que lo visita por primera vez

Andrea Cervera

Andrea Cervera

@andescribe

El barrio 20 de Julio es, a pesar de la fama que le precede, un barrio tranquilo. No se niega la inseguridad del lugar, así como no se niega la inseguridad en toda Bogotá ni en toda Colombia. Ubicado en el sur-oriente de la ciudad es “un barrio con historia suigeneris” (como la describe el proyecto investigativo “DINÁMICA SOCIO CULTURAL DEL BARRIO 20 DE JULIO DURANTE LOS DÍAS DOMINGOS” de la Asociación de Trabajo Interdisciplinario) fue construida sobre la antigua finca de Antonio Nariño y fue poblada en gran parte por obreros.

 

Según la Subsecretaria de Seguridad y Convivencia en Bogotá el índice de robos ha bajado en lo que lleva del 2016, eso se le atribuye a las intervenciones hechas en el Bronx, San Bernando y “Cinco Huecos”  pero hoy en el 20 de Julio es imposible negar los 2 atracos que pasó la profesora Normalina ni que una vez a Tatiana, estudiante, la persiguió un motorizado por una calle: “No sabía si me iba a atracar o a secuestrar, él (el motorizado) me seguía despacito hasta que eché a correr y el tipo aceleró detrás de mí hasta que me metí en una tienda” Así como no se puede negar la balacera en Julio del 2016, ni los innumerables hurtos a inmuebles y negocios que han ocurrido.

 

Y a pesar de todo eso 20 de Julio es para sus habitantes hogar, bienestar y familia. Para Maria, vendedora de frutas de la plaza del Portal de Transmilenio 20 de Julio, el barrio es vivienda y un trabajo cerca de sus hijos. Para Luisa es el estudio de su hija y la Iglesia del Divino Niño. Para Wilmer, Laura y e incluso Tatiana estudiantes del Centro Educativo Distrital Florentino Gonzales, el barrio es lo que conocen desde niños.

 

Para el resto de Bogotá decir que vas a ir al 20 de Julio es asegurar un robo, sin embargo, al llegar al Portal de Transmilenio que lleva el mismo nombre del barrio se percibe distinto a todos los comentarios sin sabor que se pueden escuchar del lugar antes de visitarlo. Y no digo que no vayan a ocurrir atracos, digo que ese lugar huele distinto a como lo pintan.

 

Huele a sudor de trabajo, a gente desconfiada, a comida, ropa nueva, a ropa sucia, a comercio, a lo que huele la gente que sonríe con pena.

Hablar con la gente que vive, trabaja y estudia en el barrio no es difícil, personas agradables, humildes, comunes, tranquilas, personas que intentan decir algo bueno del barrio en el que conviven… Aún así, saber algo en concreto del lugar requiere de un poco de habilidad para descifrar miradas y pensamientos.

 

Me encontré con Wilmer, Laura y Tatiana en la plaza del Portal 20 de Julio cuando iban saliendo del colegio y se reían entre ellos de alguna broma interna; cuando me les acerque decidieron ayudarme. Estando en octavo grado podían hablarme de qué era el barrio para ellos. Y a pesar de que Laura no sale mucho de su casa porque debe cuidarla mientras su mamá trabaja hasta tarde, y que a Tatiana la persiguió un motorizado, no les da vergüenza ser del barrio 20 de Julio.

 

Estudiantes que pasan sus tardes estudiando sobre tecnología, practicando algún deporte o cuidando de sus hermanos. Esos son los que la profesora Normalina cree que pueden cambiar el modo en el que ven el barrio.

 

A la profesora Normalina Aguilera le atracaron 2 veces el año pasado, pero como docente piensa que los niños pueden educarse para mejorar el barrio en el que viven y que debe ser el Gobierno quien les brinde esta ayuda, “una oportunidad para cada uno de ellos, para que salgan adelante” a pesar de que muchos de esos niños viven en un entorno familiar muy difícil: familias separadas, niños solos en casa.

 

La profesora me dijo mientras organizaba unas fotocopias de un libro antiguo: “20 de Julio es más que inseguridad, le digo yo que me han atracado ya, aquí las cosas pueden cambiar, pero incluso ahora este barrio es más que lo que piensan” y si, después de haber visitado el icónico lugar una sola vez, también creo que el barrio es más.

compartir

Andrea Cervera

Andrea Cervera

@andescribe

Periodista y Comunicadora Social, reportera de contenido basado en datos e investigadora aplicada en temas de datos abiertos.