martes, agosto 04 de 2020

Datasketch

Marzo 11, 2020

Las pocas apuestas por las mujeres en las empresas de la Bolsa de Valores de Colombia

De las 132 empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia, 105 tienen participación de al menos una mujer en sus juntas directivas. Esto quiere decir que aproximadamente por cada empresa en Colombia existe la participación de 0,75 mujeres en las decisiones más importantes del sector privado del país. Entre las empresas más grandes que no tiene participación de mujeres se encuentran Avianca, Terpel y Ecopetrol.

Juliana Galvis

Juliana Galvis

@GalvisNieto

De las 132 empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia, 105 tienen participación de al menos una mujer en sus juntas directivas. Esto quiere decir que aproximadamente por cada empresa en Colombia existe la participación de 0,75 mujeres en las decisiones más importantes del sector privado del país. Entre las empresas más grandes que no tiene participación de mujeres se encuentran Avianca, Terpel y Ecopetrol.

Esta nota se realizó en el marco de la investigación Mujeres en la Bolsa, una iniciativa que analiza la participación femenina en juntas directivas de empresas que cotizan en las bolsas de valores de América Latina y España.

De todas las personas involucradas en juntas directivas de empresas de Colombia tan solo el 17,12% son mujeres, es decir, de 1338 personas involucradas en puestos de alto mando en la Bolsa de Valores de este país tan solo 229 son mujeres, esto es alrededor de 1 mujer por cada 5 hombres.

A pesar de esta realidad, Colombia se ubica como tercero en el ranking de países con mayor participación de mujeres en sus juntas directivas, por detrás de Costa Rica y España. Frente al año pasado ascendió desde el cuarto lugar con un incremento de 0.07 puntos porcentuales en los asientos ocupados por mujeres. Esto quiere decir que la brecha entre hombres y mujeres en puestos de juntas directivas se está cerrando.

Según el reporte Women in Workplace 2019 realizado por McKinsey & Company, por cada 100 hombres promovidos o contratados en altos cargos de juntas directivas, sólo 72 mujeres son promovidas o contratadas. Además aproximadamente el 62% de hombres tienen puestos en el nivel directivo, mientras las mujeres solo un 38%.

Al respecto, Datasketch consultó a Ana María Giraldo Mira, miembro hasta el 2019 de la junta directiva de Enka de Colombia S.A -productora y comercializadora de polímeros y fibras químicas de poliéster y nylon- y Coltejer S.A -compañía de textiles-. Quien nos dice que el ser mujer en este tipo de cargos es difícil pero depende de la trayectoria: “Estudié ingeniería civil, donde hay muy pocas mujeres, y cuando salí de la universidad comencé a trabajar en el sector privado, donde la mayoría de banqueros y presidentes de empresas son hombres, siempre he estado rodeada de hombres, pero nunca me he sentido intimidada o excluida, es un tema de costumbre”. 

Además afirma que a pesar de no haberse sentido discriminada por ser mujer ha sentido que ha habido a lo largo de mi vida una serie de hombres que han sido muy machistas “pero especialmente es un tema cultural, son hombres que en su particularidad menosprecian y subestiman la capacidad de nosotras. Pero esta no es una noción generalizada, son unos pocos casos”. 

El techo de cristal

Según los datos recopilados para este proyecto, en Colombia las mujeres que ocupan cargos principales, directivos, de presidencia y gerencia, son 141 sobre 740 hombres que ocupan los mismos cargos, lo que quiere decir que hay una proporción de 84% de hombres sobre 16% de mujeres, una brecha mucho más grande que el promedio de la entregada en el reporte de McKinsey & Company.

Según el informe Las Mujeres en la Gestión Empresarial realizado por la OIT, en cuanto a los cargos de máximo nivel el porcentaje más amplio de empresas (35%) indica que las mujeres ocupan entre el 1% y el 10% de estos puestos. Además, el porcentaje de empresas que afirman no tener ninguna mujer en puestos directivos es el más elevado cuando se compara con los porcentajes de todos los demás niveles directivos.  

Sin embargo, según el mismo reporte de McKinsey & Company, cada vez más mujeres se están apropiando de los espacios de liderazgo de las compañías. Esto se debe a que en los últimos años por un lado se ha impulsando la contratación de mujeres en niveles de dirección, y por otro las mujeres están siendo promovidas a niveles superiores a una tasa más alta que los hombres. 

Como en el caso de Giraldo, quien afirma que fue escogida presidenta de dichas juntas directivas por consenso de los mismos miembros de la junta, debido a que tiene una gran trayectoria y porque está en representación de otras empresas. 

McKinsey & Company resalta que la desigualdad estructural en el ascenso de las mujeres a puestos directivos tiene un impacto a largo plazo. Dado que los hombres superan significativamente a las mujeres en el nivel gerencial, hay significativamente menos mujeres para contratar o ascender a gerentes superiores, y por lo tanto el número de mujeres disminuye en cada nivel posterior. Entonces a pesar de que las tasas de contratación y promoción mejoren para las mujeres en los niveles superiores, las mujeres en su conjunto no podrán ascender porque hay muy pocas que puedan postularse a dichos cargos.

Además, existen otros problemas de acceso a este tipo de cargos, como lo afirma Ana María Giraldo: “El tema de ser mujer, de ser mamá, de ser esposa es muy duro, nosotras nos tenemos que sacrificar más que los hombres, porque los hombres se pueden ir de casa pero nosotras no, no podemos dejar a nuestros hijos. Siempre tenemos que ejercer labores de madres, de esposas, de amas de casa... son cosas muy difíciles para una mujer que además quiere llegar a un cargo tan importante como el pertenecer a una junta directiva”. 

Empresas que le apuestan a las mujeres

Las empresas con mayor cantidad de mujeres participando en sus puestos directivos son Cooperativa Financiera John F. Kennedy LTDA, con 7 mujeres, seguido de las empresas Alpina S.A de productos alimenticios y Grupo Energía Bogotá S.A con participación de 6 mujeres en cada una.

“Es muy beneficioso que las empresas tengan mujeres tomando decisiones, porque nosotras pensamos muy distinto de los hombres y nos complementamos entre nosotros, nosotras somos muy perceptivas y podemos contribuír a muchos asuntos” afirma Giraldo.

Las mujeres que más participan en cargos de directivos son Viviana Zuluaga Salcedo, Olga Lucía Sinisterra Salcedo, Cristina Margarita Araújo y Alejandra Valenzuela Arellano quienes son parte de Inversiones Venecia S.A, Inversiones Equipos y Servicios S.A, Compañía Agrícola San Felipe S.A y Agroguacha S.A. 

Propuestas para mitigar la brecha

Estas pocas apuestas por las mujeres en las empresas que cotizan en la Bolsa de Valores de Colombia, requieren esfuerzos cada vez más grandes por incluir mujeres en puestos de poder decisorio en el sector público. Para cerrar las brechas empresariales de género McKinsey & Company realiza cinco propuestas:

  1. Utilizar objetivos más agresivos, ya que las empresas se benefician estableciendo y publicitando objetivos más audaces frente al aumento del número de mujeres en cargos directivos.

  2. Requerir listas más diversas en la contratación y ascensos de los cargos directivos. Cuando se incluyen mujeres en una lista de este tipo es mucho más probable obtener paridad en las empresas.

  3. Someter a las (os) evaluadoras (es) de contrataciones y ascensos a cargos directivos a un entrenamiento de sesgo inconsciente. Quienes realizan las evaluaciones en muchos casos pueden hacer suposiciones injustas y de género sobre el potencial futuro de las (os) candidatas (os). 

  4. Establecer criterios de evaluación para contar con procesos correctos para evitar que exista sesgo en la contratación y las revisiones. Las herramientas de evaluación también deben ser fáciles de usar y estar diseñadas para reunir aportes objetivos y medibles, además las (os) candidatas (os) deben ser evaluadas (os) usando los mismos criterios. 

  5. Es fundamental que las mujeres obtengan la experiencia que necesitan para estar listas para los altos cargos, así como las oportunidades para elevar su perfil para que las aprovechen.

Así las empresas podrán beneficiarse cada vez más con el cierre de los obstáculos que tienen las mujeres en el terreno laboral, porque a pesar de que las juntas directivas con inclusión de mujeres no necesariamente hacen que exista equidad de género, contribuyen a que la desigualdad se pueda reducir en el mundo empresarial.

 

SOBRE EL PROYECTO

Mujeres en la Bolsa de Valores es una iniciativa de Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER) en alianza con Datasketch, Cuestión Pública, La Nación, El Faro, Plaza Pública, Wayka, Semanario Universidad, Managua Furiosa, Los Tiempos, Metro Libre, La Diaria, El Surtidor, El Desconcierto, El País y Tierra de Nadie, que busca visibilizar la presencia del género femenino en los espacios de toma de decisión en la iniciativa privada.

Para este segundo año del proyecto, se han usado los datos que publican las empresas que cotizan en las bolsas de valores de América Latina y España sobre sus consejos de administración. Además, se agregó la Bolsa de Valores de Guayaquil (BVG), Ecuador, y la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) de México.

compartir

Juliana Galvis

Juliana Galvis

@GalvisNieto

Politóloga. Actualmente lidera el desarrollo de la base de datos de las conexiones de poder político en Colombia y otros países.

artículos relacionados

Género

Septiembre 12, 2019

¿Qué pasó con la paridad de género para las elecciones de 2019?

 

De los 117.822 candidatos para autoridades territoriales en Colombia, solo el 37,19% son mujeres.

Género

Julio 18, 2019

Mujeres en la programación, capítulo 4: Margaret Hamilton

Hablemos de la presencia femenina en el universo de la programación.

Derechos Humanos

Septiembre 04, 2019

Cuantos más computadores, menos mujeres programando

En Estados Unidos, el 36% de las personas que se graduaron de computación e información en 1985 eran mujeres. En 2011, eran el 18%